13 diciembre, 2017

PP y Cs advierten de que exigir el catalán pone en riesgo la sanidad pública balear

La consejera Patricia vende como una virtud el que sólo haya excepciones a la exigencia lingüística cuando existan más plazas que candidatos

La consejera socialista Patricia Gómez

 

Los partidos PP y Ciudadanos (Cs) advierten al Gobierno balear de que exigir el conocimiento del catalán para trabajar en la sanidad pública de las islas “pone en riesgo” la atención sanitaria a los ciudadanos.

Con ocasión hoy del pleno del Parlamento, los diputados del PP y Cs Antonio Gómez y Olga Ballester, respectivamente, han echado en cara al Ejecutivo que los sindicatos mayoritarios (CESM y Satse), además de CCOO y CSIF (UGT y USAE se abstuvieron), no apoyan este decreto que exige el conocimiento de la lengua catalana para trabajar en el Servicio de Salud de las Islas Baleares (Ib-Salut).

Por su parte, la consejera de Salud, la socialista Patricia Gómez, Gómez ha defendido el decreto porque, a su entender, “asegura la asistencia sanitaria”. Y ha añadido que “se prevén excepciones” cuando haya más plazas que candidatos, por lo que ha acusado a la oposición de hacer “pura demagogia”.

La diputada Ballester ha calificado de “aberración” que para tener en propiedad una plaza de especialista médico o de enfermera la formación, la experiencia o la investigación sea “irrelevante para ustedes frente a la acreditación del catalán”.

Para la diputada del partido naranja, este decreto es una “patada de despido” a miles de profesiones que llevan años trabajando en Baleares.

“Es un decreto político que nada tiene que ver con necesidades sanitarias; es un decreto redactado en un despacho por mentes cerradas que no saben más allá de su proyecto nacionalista”, ha denunciado Ballester, que ha añadido que su partido presentará un decreto “sensato” alternativo.

Desde el PP, el diputado Antonio Gómez ha mantenido que “absolutamente nadie” -tampoco los gerentes de los hospitales- apoya este decreto “impuesto por los radicales de MÉS”, que forman parte del Ejecutivo balear junto al PSIB-PSOE y que cuentan con el apoyo externo de Podemos.

Según el diputado, su aplicación supondrá que 3.000 enfermeras, 1.000 auxiliares y más de 300 médicos de Atención Primaria de Baleares, todos ellos “excelentes profesionales”, no podrán presentarse a las próximas oposiciones.

Para el PP, “exigir el catalán en las circunstancias actuales es una imprudencia política que sólo permite contentar a MÉS para mantener el ‘Pacte’ y que Armengol pueda seguir disfrutando de su silla presidencial”.

 

FUENTES: eldiario.com – elmundo.es

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies