Los médicos estamos dispuestos a movilizarnos de nuevo para que se nos escuche

Imagen del Comité Ejecutivo de CESM, celebrado ayer

 

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) avanza que está dispuesta a movilizarse de nuevo si el Ministerio y el Consejo Interterritorial siguen haciendo oídos sordos a las principales demandas de los médicos.

La organización recuerda que ya el pasado 21 de marzo hubo una importante manifestación en Madrid de facultativos llegados de toda España para, entre otros objetivos, exigir la recuperación de los salarios, el aumento de las contrataciones y la equiparación del número de graduados en Medicina con la oferta de plazas MIR.

Seis meses después de aquella movilización a las puertas del Ministerio de Sanidad y del Congreso de los Diputados (donde se entregó a los portavoces un documento con las principales reivindicaciones de los médicos), el secretario general de CESM, Francisco Miralles, advierte de que “no se ha hecho absolutamente nada”, ni por parte del anterior Gobierno ni por el encabezado ahora por Pedro Sánchez.

“La actual Administración ni nos ha recibido siquiera. Cuando Carmen Montón fue nombrada ministra le enviamos una carta poniéndonos a su disposición para, con nuestro mejor ánimo, trasladarle nuestras inquietudes y tratar de solucionar los problemas. Pero llegó y se fue sin decirnos hola”, Miralles, quien dice confiar en que la nueva ministra, María Luisa Carcedo, sea más receptiva a dialogar con la profesión.

Demandas

De hecho, la posibilidad de que los médicos retomen las protestas depende directamente de la voluntad que a corto plazo demuestren Carcedo y las administraciones autonómicas de dar satisfacción a lo que los médicos consideran unas demandas más que justificadas.

Entra ellas, el portavoz del principal sindicato médico enumera la reversión de los fuertes recortes salariales acometidos desde 2010, el problema de la precariedad laboral en el Sistema Nacional de Salud (SNS), la sobrecarga asistencial que sufren los médicos a consecuencia de la pérdida de más de 10.000 puestos de plantilla durante los años de la crisis y el exceso de Facultades de Medicina.

CESM insta también a una financiación suficiente del sistema para poder atender las prestaciones que los ciudadanos necesitan. Asimismo, recuerda que está sin resolver la puesta en marcha del proceso de gestión clínica, basado en un nuevo modelo asistencial en el que el eje y la autoridad clínica pivotara en el médico, y también que es necesario poner en marcha los órganos de interlocución con los médicos creados en los últimos años y que desde hace meses se encuentran arrinconados.

Sin tiempo para perder

En la reunión ayer del Comité Ejecutivo de CESM se evidenció que en la profesión hay ánimos de movilización para llevar adelante las reivindicaciones apuntadas, aunque también se dejó claro que la apuesta primera es por el diálogo.

“Lo que ocurre -comenta acto seguido Miralles- es que no podemos permitirnos el lujo de perder más meses a la espera de hallar receptividad por parte de la Administración. O la respuesta es pronta o, visto que la situación de los profesionales de la sanidad española es muy tensa, no tendremos otra alternativa que retomar las protestas”.

La tensión ha ido a más desde la primavera porque este verano se han recrudecido los contratiempos que los médicos llevan denunciando desde hace tiempo, como la falta de profesionales y la mayor presión asistencial derivada de ésta, que deja insatisfechos tanto a los propios médicos como a los pacientes. “Con las plantillas que hay es imposible dedicar una asistencia de calidad, y en verano, con el problema añadido de la falta de sustitutos, el problema se agudiza y se vuelve insostenible”, añade.

 

FUENTES: CESM

Ecos en prensa: diariomedico.com    europapress.es   consalud.es      redaccionmedica.com       elmedicointeractivo.com       plantadoce.com     actasanitaria.com

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail