ATENCIÓN PRIMARIA CRÓNICA DE DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Hace ya más de un año que comenzaron las primeras manifestaciones en diferentes
partes de nuestro país en contra de la pésima gestión realizada, desde hace más de
una década, por los distintos políticos de turno que gobernaban lo justo para
mantener el puesto los cuatro años que duraba la legislatura y que ha terminado en
el abandono absoluto de la Atención Primaria, a la que han dejado enferma de
gravedad.
Todo comenzó hace años, con una falta de inversión lenta e inapreciable y una
desviación de la misma a otros sectores sanitarios, también necesarios, pero no más
que nosotros. A la misma vez la Atención Primaria se iba sobrecargando de trabajo
burocrático y perdiendo sus funciones básicas: promoción, prevención y la asistencia
sanitaria. Comenzaban así los primeros síntomas de una enfermedad silente con
brotes en determinadas épocas del año que con el paso del tiempo se fueron
cronificando. Más tarde se unió un recorte brutal que fue derivando en mínimas
sustituciones y contratos precarios, con lo que se convirtió en algo frecuente asumir
pacientes ajenos y menos tiempo para consulta. Aquí empezó a agravarse la
enfermedad: sobrecarga laboral frecuente, peligro de la calidad asistencial, tensión en
la consulta por la demora hasta entonces desconocida en AP, contratos precarios,
eventuales y de lunes a viernes y doblaje obligado de consulta para los

sustitutos…Estos empezaban a plantearse su futuro laboral en España y comenzó la
que llamamos hoy “fuga de cerebros”.
Ya avisábamos por esta época que, debido a la edad media de los médicos y pediatras
de Atención Primaria, en unos próximos años faltarían, y que era conveniente ir
haciendo números de estudiantes egresados de facultades de Medicina en España,
plazas de formación MIR, contratos dignos a los nuevos especialistas….
Ante este panorama no solo NO SE HIZO NADA sino que apretaron aún más las tuercas
y nos han ido desangrando hasta el día de hoy afectando tanto a nuestro salario como
a nuestras condiciones laborales y por supuesto vulnerando nuestros derechos de
descanso y conciliación familiar. Por norma no se sustituye a los facultativos y no hay
más que ver el tipo de correos que los gestores de servicios centrales mandan a sus
gerentes: reducción de recursos económicos…… nos gustaría que aportáseis vuestro
parecer sobre…… el porcentaje (techo) de ausencias…… que la unidad podría asumir
sin recurrir a peticiones de sustitución”. Como consecuencia aumenta la sobrecarga

asistencial, que ya es diaria, el estrés laboral, las bajas por ansiedad, la demora en

Atención primaria, las amenazas y agresiones verbales y físicas a los compañeros, la
dimisión de algunos de ellos y la lucha por la prejubilación. La fuga de compañeros a
otros países (aumenta un 20% el número de certificados de idoneidad solicitados para
emigrar) es ya un planteamiento más con el que cuentan los futuros profesionales.
Ante este panorama el Gobierno no ha hecho absolutamente nada: un intento de
grupo de trabajo para la Renovación de la AP forzado por los propios profesionales en
el que la Administración no ha tenido en cuenta las peticiones de los médicos ni se ha
tomado medidas urgentes conjuntas en todo el territorio para paliar la situación.
Delegar estas medidas a las CCAA, que ya han demostrado su ineptitud sobre este
tema y con creces sigue siendo la forma de echar balones fuera y no afrontar el
problema y, para colmo, no tenemos más que ver como se ha utilizado la Sanidad
como moneda de cambio por parte de Gobierno Central y Autonómicos con tal de
mantener el sillón en estas últimas elecciones…mientras tanto se han hecho expertos
en dar alas a otras categorías quitando competencias a los médicos de AP, mantener
una diferencia salarial y de condiciones laborales tremenda entre Comunidades,
aumentar la oferta y cartera de servicios en AP sin reforzar sus recursos humanos,
permitir que aumenten el número de agresiones por no tomar medidas efectivas ,
mantener el incremento de Facultades de Medicina en España a pesar de que el
número de egresados y licenciados ya dobla el número de plazas MIR y formar a pocos
especialistas en AP y ver como se marchan.
LA ATENCION PRIMARIA, tal y como la conocimos y como debería ser ESTA MUERTA, y
la que llevamos practicando desde hace años gravemente enferma. Esto ya no es
cuestión de esperar a que alguien haga algo. Los profesionales estábamos
desencantados, decepcionados con la actitud de los responsables pero ya estamos
indignados, hartos y dispuestos a ir a por todas. Queda más que demostrado que el

cambio por recuperar nuestra dignidad y la de nuestro trabajo solo lo podemos
conseguir los propios profesionales unidos, todos a una, con medidas drásticas y
simultáneas en todas las CCAA. Nosotros ya hemos empezado. Únete a nosotros, no
tienes nada que perder y sí mucho que ganar por los profesionales y por nuestros
pacientes. Desde CESM ya hemos comenzado a calentar motores. Estate atento a
nuestra web y a la del Sindicato Médico de tu Comunidad.

Cristina Sánchez Quiles

Facebooktwitterlinkedinmail