Ceuta convoca un paro en Urgencias como protesta por la situación laboral

La plantilla de 7 médicos de Urgencias ya resulta insuficiente en situaciones habituales

Imagen del Hospital de Ceuta
Vista exterior del Hospital de Ceuta.

Desde el Sindicato Médico de Ceuta han anunciado que se convoca un paro en las puertas de Urgencias del Hospital Universitario de la ciudad autónoma para protestar por la actual situación laboral de los profesionales. Este paro tendrá lugar este miércoles, 7 de octubre, a las 12.00 horas, y el objetivo es dar visibilidad a un problema que está aumentando en las últimas semanas.

Según recoge la prensa local, varios profesionales del hospital han denunciado la sobrecarga de trabajo que están sufriendo en los últimos meses y la falta de medidas efectivas a largo plazo para frenar el agotamiento del personal sanitario y ofrecer seguridad y atención de calidad a los pacientes. Se prevé, además, que esta situación empeore con la llegada del frío y la temporada de gripe habitual.

Los trabajadores declaran que el turno de Urgencias suele contar con 7 médicos, una plantilla que ya es insuficiente en un contexto de normalidad, pero que en los últimos meses han llegado a ser 5 o 6 debido a las consecuencias derivadas del COVID-19 (bajas y aislamientos). Esta situación, que ya de por sí era complicada, se ha agravado con el coronavirus ya que, además de contar con menos profesionales, hay una mayor afluencia de pacientes que acuden a Urgencias exigiendo la consulta presencial que no pueden conseguir en Atención Primaria.

Estos hechos han provocado que se realicen modificaciones en la atención de Urgencias. La sala de observación se ha convertido en área de pacientes con coronavirus mientras que el área de Pediatría ha pasado a ser una sala de observación no COVID, lo que ha supuesto que se elimine el área pediátrica y se junte a los niños con los adultos, empeorando la calidad de la atención al ciudadano.

Además de todo lo anterior, los médicos explican que, ante un posible caso de COVID-19, el profesional tarda casi una hora para la consulta. Debe colocarse el EPI, realizar una exploración exhaustiva y luego quitarse correctamente el traje, siguiendo cuidadosamente todas las medidas de seguridad para protegerse y salvaguardar la salud de sus pacientes. A lo anterior hay que añadir que las pruebas PCR que se realizan para diagnosticar a los posibles pacientes de COVID-19 en el hospital son demasiado lentas. Desde que se realizan, deben pasar 4 o 5 horas hasta obtener los resultados del test, tiempo que el paciente está esperando en la sala de espera.

Estos procedimientos implican una demora lógica en la espera de Urgencias, lo que supone un malestar general en los pacientes que, frecuentemente, se convierte en una agresividad ante el personal del centro.

Por todo ello, el Sindicato Médico de Ceuta exige que se amplíe inmediatamente la plantilla de médicos de Urgencias, así como que se refuerce del resto de categorías profesionales que también están desbordadas. Además, demanda la creación de una zona específica para pacientes con sintomatología COVID que no suponga la pérdida del área pediátrica para la ciudadanía ceutí. Y, por último, reitera la necesidad de adquirir test de antígenos COVID-19, mucho más rápidos, para disminuir el tiempo de espera de posibles contagiados en el hospital.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram