CESM Ceuta denuncia el total y permanente abandono de los profesionales del Ingesa

Llevan 20 años esperando unas soluciones que no llegan desde Madrid, sede del Ingesa

Manifestación en Ceuta por la huelga nacional de médicos del 27 de octubre.

El Sindicato Médico de Ceuta ha querido hacer un llamamiento ante la complicada situación que viven los profesionales en la ciudad autónoma. La Comisión Permanente denuncia que desde la creación del servicio de emergencias del 061 del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria en Ceuta (Ingesa) en el año 2000 vienen padeciendo el total desprecio y despropósito por parte de los responsables de Madrid.

En estos 20 años la plantilla se ha visto privada de una base definitiva y obligada a deambular de una sede a otra. Los profesionales de emergencias (médicos, enfermeros, técnicos de emergencias sanitarias, etc.,) han dormido, comido y convivido durante las escasas horas del día y la noche en las que no están atendiendo avisos en los despachos del Centro Coordinador de Urgencias en el suelo, compartiendo una consulta con literas en el SUAP cuatro personas entre hombres y mujeres o en otros lugares no habilitados.

En pleno deambular, a finales de 2011 se implantó como base el espacio destinado a la morgue o depósito de cadáveres del Hospital Universitario de Ceuta. Allí, el comedor es la sala de autopsias; los lugares donde se descansa son los habitáculos que estaban destinados a albergar los restos mortales para ser velados por familiares. El espacio no tiene ventilación y además soportan temperaturas muy bajas que no se pueden modificar puesto que tienen el objetivo de la conservación de los cadáveres. Como denuncia el sindicato, con independencia de la aversión particular que puede sentir cada persona, estas instalaciones no están concebidas para albergar la base del 061, máxime cuando el Ministerio de Justicia está interesado en que el Instituto Anatómico Forense se aloje en dichas dependencias.

En 2017, la entonces ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, anunció en una visita a la ciudad autónoma sus planes para dotar al 061 de una base en el edificio de la Mutua de Otero ‘previa reforma’ con el objetivo de trasladar en el primer trimestre de 2019 a los profesionales del 061 y el SUAP. Actualmente, sigue el calvario de unos profesionales que no tienen una base en condiciones para pernoctar durante su guardia.

Del mismo modo, siguen arrastrando desde su creación las deficiencias a las que no puso remedio el acuerdo entre el Ingesa (con su anterior directora general, Sara Pupato, al frente) y las organizaciones sindicales presentes en la Mesa Sectorial de 2007 sobre organización, retribución, complementos de peligrosidad, nocturnidad, penosidad, coeficiente reductor, movilidad de los facultativos, igualdad de horas de trabajo como el resto de los servicios de emergencia nacionales, falta de profesionales, etc.

El sindicato denuncia que continúan con los mismos recursos desde hace 20 años -2 unidades móviles para atender todas las urgencias y emergencias extrahospitalarias- y que no se han tenido en cuenta todas las circunstancias que han ido aconteciendo a lo largo de los años; el aumento demográfico, las distintas crisis de frontera (aglomeraciones, avalanchas, colapsos de la carretera de acceso, etc.), los recortes sanitarios que se han ido produciendo en sectores como residencias geriátricas, centros de acogida para la inmigración, seguros privados, y actualmente la actual crisis sanitaria por la pandemia de COVID.

Pese a todo esto, a base del esfuerzo y la motivación de su personal, el servicio ha conseguido -o al menos intentado hasta donde su actitud puede cubrir- mantener la calidad asistencial que los pacientes se merecen.

La gravedad de la situación se ha venido denunciando desde hace años en numerosos encuentros con los máximos responsables, pero a día de hoy este servicio fundamental, más durante la crisis de COVID -sólo tuvo dos médicos para atender las emergencias las 24 horas- sigue atascado por la sinrazón y la falta de claridad sobre la realidad de la sanidad ceutí, que precisa urgentemente una respuesta. Urgen más medios para hacer frente a la demanda asistencial que soportan, urgen mejoras en la base que no terminan de llegar y urgen mejoras laborales que se llevan prometiendo desde hace 20 años y que desde Madrid no se han llevado a cabo.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram