“¡Que me los quitan de las manos!”

Gabriel del Pozo

Secretario general de CESM

Los nuevos especialistas están a punto de terminar su periodo de formación

Gabriel del Pozo

Nos encontramos en estas fechas ante una oportunidad única para que nuestras autoridades sanitarias enmienden su falta de previsión de esta última década.

En los últimos diez años en sanidad solo ha habido recortes, la planificación y las propuestas a futuro han brillado por su ausencia, nuestros responsables se han dedicado a ‘facilitar la salida’ -eufemismo para decir que más bien han obligado a irse- a bastantes de nuestros nuevos profesionales, ofreciendo unas condiciones de trabajo indignas en cuanto a retribuciones, horarios o imposibilidad de conciliar, todo ello justificándolo con la falta de dinero. Sin embargo, esta falta de dinero obliga a priorizar, no a maltratar y no planificar, y en esa priorización parece que la sanidad en general -para todas las distintas administraciones de nuestro país, tanto autonómicas como central-, no era una de las prioridades. Se han escudado en el gran compromiso de los profesionales para que las rasgadas costuras de nuestro sistema sanitario no se vieran públicamente, pero llegó la pandemia y nos destapó las vergüenzas, y tuvimos que reconocer que nuestro sistema sanitario no era tan maravilloso como vendían, y que no se le había cuidado ni se le había dotado de músculo para situaciones extraordinarias. Más al contrario, le habían restado capacidad para las situaciones ordinarias. Siempre alegarán los responsables que esto era debido a la falta de recursos económicos, pero esa falta de dinero no impidió tener administraciones con ingentes números de cargos, asesores, etcétera, que durante la crisis seguía aumentando y, lo peor de todo, sin que fuéramos viendo algún indicio de que todo esto servía para algo.

Ahora estamos en un gran momento para corregir todo lo anterior -lo de la falta de recursos para sanidad, pues ya me gustaría a mí que también se estudiaran si son necesarios todos los cargos que criticábamos antes-: en breve tendremos una nueva promoción de excelentes especialistas que finalizan su periodo formativo. Además, con los recursos económicos que se asegura que van a llegar de la Unión Europea tendremos la posibilidad de ofrecerles contratos estables, no precarios, incluso de hacer atractivas aquellas plazas que ahora no lo son y quedan vacantes una y otra vez; veamos cómo se puede incentivar que se quiera trabajar en ellas sin reducirlo a la cuestión de pagar más, que también, sino buscando otros incentivos que las hagan más atractivas.

Señores gestores, no pierdan esta oportunidad. Refuercen nuestro sistema sanitario para lograr que volvamos a sentirnos orgullosos de la sanidad que tenemos, que los profesionales quieran seguir aquí y no huir del sistema, puesto que así los usuarios -que son quienes los sostienen con sus votos- se lo agradecerán.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram