La relación médico-paciente como Patrimonio de la Humanidad, en 2019


 

Este miércoles se ha constituido el Grupo de Trabajo que liderará el proyecto emprendido por Patricio Martínez, exsecretario general y presidente de honor de CESM, para lograr que la relación médico-paciente sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, un camino que, según prevé Martínez, durará algo más de dos años.


Según informa REDACCIÓN MÉDICA, el grupo está compuesto por representantes de los siete órganos que forman el Foro de la Profesión Médica: Juan Antonio Vargas, decano de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid; Serafín Romero, vicepresidente de la OMC; Víctor Expósito, presidente saliente de Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina; Pilar Garrido, presidenta del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud; Miguel Ángel García, responsable del Área de Estudios de CESM y Patricio Martínez, exsecretario general de CESM e impulsor de la iniciativa, que actuará como coordinador. Por parte de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) todavía no han designado la persona que integrará el grupo.


El siguiente paso se ha determinado también este miércoles y consiste en reunir a un Comité de Expertos formado por académicos, historiadores y médicos en ejercicio que documenten la tradición histórica de la relación médico-paciente. Su cometido será demostrar esta figura y aportar evidencias suficientes para que se considere su importancia como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.


Declaración antes de Navidad


El primer cometido de este Comité de Expertos será el de redactar una primera declaración que deberá estar lista antes de navidad. Según Patricio Martínez el objetivo de este texto será responder a varias cuestiones que se está planteando el Grupo de Trabajo: qué es la relación médico-paciente; cuál ha sido su desarrollo histórico y si tiene valor terapéutico, económico y social.


“También es clave determinar si la relación médico-paciente se encuentra en peligro”, explica Martínez, que pone como próximos objetivos conseguir la adhesión de colegios de médicos provinciales, academias y facultades. Más adelante mirarán al otro miembro de la pareja: las asociaciones de pacientes.


Una vez recabados los apoyos suficientes, el siguiente paso será trasladar la propuesta al Gobierno y ponerse en contacto con la Delegación de España en la Unesco.


“En estas épocas de crisis, en las que la situación se hace cada vez más difícil, es necesario volver a poner en valor la relación médico-paciente”, explica Martínez. Si no consiguen su objetivo, al menos “habrá servido para crear doctrina académica”. Si lo logran, “conseguirá ser un reconocimiento a la estructura del Sistema Nacional de Salud”, dice Martínez, que recuerda que “al Gobierno no le costará un duro”.




Fuentes: REDACCIÓN MÉDICA, 22-09-2016

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.