El subsecretario de Sanidad, Ricardo Campos, tendría alquilada una clínica oftalmológica a una empresa sanitaria que trabaja para la Administración

El aparente conflicto de intereses en el que incurre el subsecretario de la Conselleria de Sanidad, Ricardo Campos, por tener alquilada una clínica oftalmológica a una empresa sanitaria que trabaja para la Administración, a través del llamado plan de choque contra las listas de espera,  ha provocado «un auténtico incendio» en la la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, según informa el periódico EL MUNDO.

El caso da un vuelco tras conocerse que la empresa a la que alquiló su clínica trabaja para Sanidad

Ampliar información

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram