18 octubre, 2017

Andalucía: “Así se maquillan las listas de espera en la sanidad pública”

Hay especialidades como reumatología, alergología o cirugía vascular, que acumulan demoras de hasta dos años

Francisca Antón, gerente del SAS, en la presentación de los datos sobre listas de espera.

 

La estadística oficial, presentada la semana pasada, afirma que la espera media para ser intervenido en Andalucía es de 66 días, que en 52 días se ve al especialista y que en 34 días están las pruebas diagnósticas.

Sin embargo, los profesionales matizan esta estadística porque hay diversos trucos para maquillarla o directamente manipularla, según indican a EL MUNDO diversas fuentes médicas consultadas.

Para empezar, las demoras que publica el SAS son «medias» que esconden las esperas máximas que deben soportar muchos pacientes. Y hay especialidades como reumatología, alergología o cirugía vascular, que acumulan demoras de hasta dos años en provincias como Huelva.

El SAS también elige estratégicamente la fecha de corte que utiliza para hacer sus estadísticas oficiales sobre las listas de espera. Lo hace en el mes de junio, cuando las esperas son menores, ya que las listas se incrementan tras los cierres de camas del verano, provocados por las vacaciones del personal que la Administración no suple.

Así las cosas, el Sindicato Médico de Andalucía (SMA) afirma directamente que la espera que publicita el SAS «no se corresponde con la realidad».

«El tiempo que un paciente debe esperar para ser intervenido es muy superior al dato de demora media que el SAS ofrece a la opinión pública y, pensamos, que el número de pacientes que son considerados como no programables es altísimo», subraya el presidente del Sindicato Médico Andaluz, Rafael Carrasco.

En el limbo

De hecho, otra forma de maquillar las listas de espera es catalogar a los pacientes como «transitoriamente no programables» o en «suspensión temporal», una especie de limbo en el que los plazos en los que la Junta se compromete a hacer las intervenciones no se cumplen.

Actualmente, hay 4.749 enfermos en esta situación. El SAS afirma que utiliza la «suspensión temporal» por «cuestiones clínicas», cuando el facultativo considera que hay que aplazar la intervención, o porque el paciente no quiere ser operado cuando lo citan. Sin embargo, no siempre parece ser así. Hay casos que lo demuestran.

Actualmente hay 62.399 pacientes inscritos en el Registro de Demanda Quirúrgica que esperan una operación. A ellos se suman otros 6.606 enfermos «sin garantía», es decir, con los plazos superados y que aguardarán más de los 180 o 90 días en los que el SAS se compromete a intervenir ciertas patologías. La lista de los andaluces que aguardan una intervención quirúrgica se completa con los 4.749 en «suspensión temporal». En total, son 73.754.

Según el SMA, el número de pacientes en lista de espera quirúrgica aumentó un 56,6% desde 2008 hasta 2017 y la demora media de los pacientes incluidos en el decreto 209/2001 (tiempo de espera máximo de 180 días) se incrementó en un 25% con respecto al año 2008 y un 11,8 % respecto a 2016.

 

FUENTES: elmundo.es – elmundo.es(2)

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies