CESM y CSIF se movilizarán esta semana en Ibiza contra el decreto del catalán

Imagen de la manifestación celebrada ayer, 18 de febrero, en Palma de Mallorca

 

Las dos centrales sindicales que no han firmado el decreto de catalán en la sanidad pública, el Sindicato Médico (SIMEBAL-CESM) y el CSIF mantienen las movilizaciones en contra de esta medida, porque consideran que sigue siendo una norma excluyente y discriminatoria. Ambas formaciones ya han decidido convocar una concentración delante del Hospital de Can Misses, prevista en principio para el próximo día 22, aunque será hoy, lunes, cuando se acuerde la fecha definitiva. «El daño ya está hecho porque los médicos no quieren venir a Ibiza», señala a elmundo.es David Fernández, del Sindicato Médico de Ibiza.

Ayer, domingo, fue el turno para Palma de Mallorca. Una manifestación, organizada por la plataforma ciudadana «Mos Movem, En Marcha, Let’s go» bajo «Los idiomas no salvan vidas-Por una sanidad sin fronteras lingüísticas”, recorrió ayer las calles del centro de la ciudad para protestar contra el proyecto de decreto que aprobará el Govern balear para exigir a partir de este año la acreditación del conocimiento del catalán a los trabajadores de la sanidad pública de las islas.

La empresaria Úrsula Mascaró, impulsora de este movimiento, ha considerado que esta medida es «excluyente» y «dificulta la captación y fidelización» de profesionales sanitarios y no sanitarios en las islas porque el decreto también afecta al personal de cocina o mantenimiento. Los sindicatos Simebal-CESM y CSIF, que suman el 35% de la Mesa Sectorial de Sanidad y se oponen al decreto, estuvieron representados en la protesta.

«Estamos un problema inventado, creado por los políticos y que no tiene nada que ver con las reclamaciones de los usuarios», comenta Miguel Lázaro, presidente del Sindicato Médico de Baleares, en relación con el decreto que impone el conocimiento del catalán para trabajar en las islas. Recuerda que de las 7.000 quejas que hubo en 2017, solo cinco hicieron referencia al uso del catalán y dos al del castellano, y que al decreto “se han opuesto, por escrito, hasta ocho gerentes de hospitales, al considerarlo una locura”.

“En cuanto a nosotros -añade-, no nos oponemos al catalán, sería absurdo oponerse a un idioma, que es algo que suma. Y nos parece bien que sea un mérito, para fomentarlo. Pero nos interesa más el servicio sanitario que la agenda nacionalista (…) Se da más puntos el catalán que a una tesis. [Así que] a los estudiantes les recomiendo catalán antes que un máster si quieren plaza aquí».

De hecho, las condiciones excluyentes ya han comenzado a surtir efecto. Este fin de semana se ha sabido que el Servicio de Salud de Baleares ha descartado a 160 técnicos de Radioterapia y 105 técnicos de Anatomía Patológica por no certificar que saben catalán. Con respecto a los técnicos de Radioterapia, según los datos del Ib-Salut consultados por Efe, los listados provisionales muestran que, de los 270 profesionales presentados, 18 han sido admitidos y 162 han resultado excluidos, 160 de ellos por no certificar el conocimiento del catalán. A la bolsa única de técnicos de Anatomía Patológica se han presentado 167 especialistas: 59 han sido incluidos y 108 han sido rechazados, de los cuales 105 no han pasado el corte por no acreditar el catalán.

 

FUENTES: larazon.es   www.abc.es   elpais.com   elmundo.es  cadenaser.com   periodicodeibiza.es  elmundo.es libertaddigital.com  periodistadigital.com lasprovincias.es

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram