El TSJ rechaza la adopción de medidas cautelares ante los ‘graves riesgos’ que según Ribera Salud conlleva la reversión del hospital

 

Se acerca el día de punto final en el contrato de gestión del Hospital de Alzira, el primero del modelo de concesión público-privada que se abrió en España. Será el próximo 1 de abril y mientras la Conselleria de Sanidad Universal asegura que el paso a la red pública no supondrá ningún sobresalto, un informe pericial incorporado por la empresa concesionaria, Ribera Salud, a la causa judicial abierta por la decisión de reversión, asegura que existe un «alto riesgo sanitario» para la población y un previsible «colapso» por el cese de 236 profesionales con contrato temporal en la noche del 31 de marzo, que casualmente es Sábado Santo y el 1 de abril, Domingo de Resurrección. Pese a este exhaustivo informe pericial, firmado por la consultora Rodio Consulting, el Tribunal Superior de Justicia ha rechazado la adopción de medidas cautelares contra la decisión de la Conselleria de Sanidad de proceder a la reversión al entender que no existen riesgos insuperables. El Tribunal Superior no ha entrado todavía a valorar el fondo del asunto, pero ha entendido que no es necesario suspender la reversión.

FUENTES: elmundo.es

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail