Castilla La Mancha: El sindicato denuncia la pasividad del SESCAM ante las agresiones a facultativos

 

Comunicado íntegro de CESM.-Castilla La Mancha

 

Transcurridos varios meses desde la salvaje agresión sufrida por un médico de Atención Primaria del C.S. de Camarena el SESCAM sigue sin adoptar medidas eficaces que garanticen la integridad de sus profesionales, incumpliendo así un deber legal ineludible.

Hoy nos vemos obligados a denunciar una nueva agresión al equipo médico de guardia del C.S. de Santa Olalla. Centro con un largo historial de incidentes, y del que repetidamente se ha solicitado la adopción de medidas de seguridad que garantizasen la integridad de los trabajadores del mismo. Medidas como la dotación de vigilante de seguridad o la dotación de dos equipos de guardia.

Esta situación de violencia contra los facultativos, venía precedida la semana anterior por la retención forzada de una psiquiatra en su consulta por un paciente descontento.

Casualmente en una Unidad con sumo peligro por tratarse de una consulta de conductas adictivas. Sorprendentemente, anteriormente se retiró el vigilante de seguridad y no se repuso a pesar de la solicitud de la Junta de Personal.

Pese a las propuestas reiteradas del Sindicato Médico de elaboración de un Plan de Prevención de agresiones y protocolos de actuación bien definidos, junto con la instauración inmediata de medidas eficaces, el SESCAM sigue sin proteger adecuadamente a sus profesionales.

Aún está pendiente la convocatoria inmediata del Observatorio de la violencia, que tan urgentemente anunció el gobierno regional ante la salvaje agresión al médico de Camarena hace meses.

Ante esta situación y con el sentimiento generalizado de desprotección de los facultativos exigimos que se adopten inmediatamente las siguientes medidas:

– Reiteramos vigilantes de seguridad que protejan a los profesionales en los centros más conflictivos.

– Botones de alarma en todas las consultas para que el profesional en peligro pueda activar una respuesta inmediata de seguridad para su protección efectiva y eficaz.

– Un sistema de atención inmediata al profesional agredido que suponga su relevo del trabajo y la asistencia médica necesaria hasta su completa recuperación.

– La garantía absoluta de que su baja médica y su convalecencia no supondrán pérdida retributiva alguna hasta su total recuperación.

– Su reincorporación al trabajo no se producirá hasta la total y absoluta garantía de protección de su integridad.

Mientras el SESCAM valora la adopción de las medidas propuestas, este sindicato ha puesto a disposición de su asesoría jurídica toda la documentación sobre agresiones a facultativos para valorar la reclamación de responsabilidades a la administración.

 

FUENTES: CESM-Castilla La Mancha

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail