Simecat alerta de que la Atención Primaria catalana «roza la catástrofe»

Alegan que ciudadanos y profesionales "merecemos, necesitamos y exigimos una gestión mucho mejor"

Sindicato Médico catalán

Desde el Sindicato Médico catalán SIMECAT han emitido un comunicado en el que alertan de que la Atención Primaria catalana roza la catástrofe: la población está desasistida, los profesionales están agotados y no conocemos ningún plan de la Conselleria de Salut para corregir esta situación.

A día de hoy muchos CAPs siguen cerrados y los que están abiertos mantienen la actividad asistencial suspendida, atendiendo presencialmente sólo a los pacientes que, previa llamada telefónica, se considera que necesitan una atención inmediata. Hay centros que reciben más de 600 llamadas en un solo día.

Se han suspendido exploraciones complementarias; los controles de la patología crónica habitual (diabetes, hipertensión, dislipemia, etc.) se han retrasado con el riesgo que ello conlleva; la burocracia va en aumento día tras día (informes para la dependencia, control de bajas laborales de patologías en las que el médico de familia no participa del seguimiento, renovación anual de recetas que la mayoría de los pacientes deben tomar durante el resto de su vida, etc…).

Además se constata el incumplimiento del compromiso adquirido por la Consellería, tras la pasada huelga, de contratar nuevos médicos. Las plantillas son las mismas de antes de la crisis de 2008 y desde entonces ya no se cubren con normalidad las ausencias por baja o vacaciones, sobrecargando, por tanto, al ya castigado médico.

No hay reacción por parte de la Consellería ante ese desastre y si los “rebrotes” van en aumento el colapso será definitivo. SIMECAT considera imprescindible, y por eso exige, que se elabore un plan de salida de esta crisis y se abra una puerta a la esperanza, no sólo de recuperar la normalidad que pacientes y profesionales necesitan, sino también de corregir los problemas endémicos que la Atención Primaria catalana viene padeciendo tras tantos años de incompetencia de sus autoridades sanitarias.

Junto al drama que vive la Atención Primaria la situación en los Hospitales destaca por la falta de coordinación y la absoluta ausencia de un plan común. Cada centro, como le tocó hacer durante el período agudo de la pandemia, hace lo que puede, destacando la importante recuperación de la actividad en algunos hospitales junto a la casi total paralización de otros, sin que exista una clara explicación que justifique estas grandes diferencias.

A todo lo anterior se suma un muy deficiente sistema de detección y rastreo de personas infectadas, lo que unido a una alarmante falta de previsión parece la causa del rebrote de la comarca del Segrià.

La conclusión de lo expuesto hace patente la inexistencia de una política sanitaria en Cataluña, en una situación límite y después de que los médicos hayan dado todo lo que tenían desde que comenzó esta crisis. Pensamos que, ciudadanos y profesionales, merecemos, necesitamos y exigimos una gestión mucho mejor.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram