Posicionamiento de CESM-CV ante el recorte de contratos Covid propuesto por la Conselleria

Atención Primaria, una vez más, marginada en el reparto de refuerzos COVID

El Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana CESM CV denuncia que la Conselleria deja desmantelada la Atención Primaria.  

En una Comunidad con 285 Centros de Salud y 567 Consultorios Auxiliares (Datos del Ministerio de Sanidad y Consumo), si ya partíamos de una asignación de refuerzos ridícula (288 Médicos de Familia y 17 pediatras en toda la C. Valenciana), el hachazo que plantea la Conselleria de Sanitat ronda el 50% de esta asignación dejando 150 médicos de Familia y 10 pediatras para toda la Comunidad. Esto supone medio médico de familia por centro de salud y menos de un pediatra por cada dos departamentos.

Si cierto es que aún no ha terminado la pandemia, y podemos sufrir todavía algún repunte, más cierto es que después de esta catástrofe sanitaria toca reconstruir: abordar toda aquella actividad suspendida o ralentizada durante estos largos meses. Si partíamos de una situación de falta de recursos, especialmente en personal facultativo, ¿cómo pretenden dar solución sin proporcionar los refuerzos adecuados?

Nos asombra la cantidad de frases grandilocuentes como las que hemos tenido que leer en el documento “Criterios para la organización asistencial en la nueva normalidad en Atención Primaria y Comunitaria (24/04/2021)” de la Conselleria de Sanitat.

“La Atención Primaria ha jugado un papel indudable en las diferentes fases de la pandemia, tanto para la detección y control de los casos como para el estudio y gestión de los contactos, el control de los centros residenciales y la vacunación para todas las cohortes de edad” (página 4).

Citando el mismo documento:

“Los EAP deben reorganizar el seguimiento y la atención programada a las personas con enfermedad crónica (con especial atención a la diabetes, EPOC, insuficiencia cardíaca y enfermedad renal), pacientes crónicos complejos (pluripatológicos, polimedicados, inmovilizados…) y los que requieren atención paliativa.” (página 28).

Seguimos citando:

“Reforzar la colaboración con los centros de salud pública de cada departamento.”

“Es una oportunidad de trabajar con activos comunitarios que ayuden a colectivos de alta vulnerabilidad, no solo en esta fase de pandemia. Las organizaciones comunitarias, voluntariado, entidades locales… pueden ser de gran beneficio, por ejemplo, para pacientes mayores que viven solos, en aislamiento o con barreras arquitectónicas, la soledad no buscada…”

“La Atención Comunitaria, la educación para la salud y la atención grupal forman parte de la agenda del EAP:

  • Uso racional de medicamentos y prevención de efectos secundarios
  • Promoción de autocuidados en patologías prevalentes
  • Habilidades de cuidados en personas cuidadoras
  • Atención grupal (talleres de “pacient actiu”, bienestar emocional y de personas cuidadoras, educación entre iguales…) o Identificando líderes y aplicando de manera virtual el modelo de “paciente experto”.
  • Grupos y reuniones de trabajo de toda
  • Actividad docente etc…” (página 30)

Y otra cuestión: ¿Qué va a pasar con los 145 médicos de Atención Primaria que cesarán el 31 de Mayo? ¿Y con los residentes que finalizan la residencia en esa fecha? ¿Se ha pensado como fidelizarlos o se les va a regalar a otras Comunidades?

Una vez más, como ya nos tiene acostumbrados, la Conselleria demuestra el más que evidente menosprecio por la Atención Primaria de Salud, por sus profesionales y por la población a la que atendemos. Todo son documentos cambiantes, con palabras grandilocuentes, pero huecas y vacías de contenido que intentan distraer a la sociedad pero que al final siempre reflejan lo mismo: “hagan más cosas pero con menos recursos: aunque se hagan sin garantía de calidad ni seguridad”.

Facebooktwitterlinkedinmail
youtubeinstagram