CESM Galicia considera un «nuevo agravio» la creación de la categoría de médico de Atención Primaria con atención continuada

El Servicio Galego de Saúde se encuentra entre los que no han articulado ningún tipo de compensación y/o alivio de la sobrecarga laboral

El secretario general de CESM Galicia, Antonio Otero, junto a todo el Comité Ejecutivo del sindicato han emitido un comunicado en el que quieren aclarar una serie de puntos tras el anuncio de la Consellería de Sanidad de la creación de la nueva categoría  de médico de Familia de Atención Primaria con atención continuada.

La situación de la Atención Primaria en Galicia es agónica: sobrecarga de trabajo, agendas interminables, lista de espera, exceso de actividad burocrática, desmotivación profesional, minusvaloración de la especialidad, etc. Podríamos hacer una lista infinita de agravios a la Atención Primaria que, desde nuestro punto de vista, han desencadenado la calamitosa situación actual.

En Galicia el sistema sanitario público esta sostenido por unos profesionales que han demostrado su dedicación y profesionalidad durante una pandemia que ha golpeado con fuerza las bases del sistema, provocando una distorsión en el retraso de la atención de los pacientes al priorizar el diagnóstico y seguimiento de la COVID19.

A pesar de todo, el Servicio Galego de Saúde se encuentra entre los que no han articulado ningún tipo de compensación y/o alivio de la sobrecarga laboral, más allá de la arbitraria concesión (o no) de unos dudosos días de compensación.

En la última mesa sectorial se propone la creación de una nueva categoría de Médico de Atención Primaria que, más que una ventaja para los trabajadores, nos parece un nuevo agravio.

Por eso queremos aclarar los siguientes puntos:

  • Se trata de una categoría diferente de la de médico de Familia de Atención Primaria, por lo que no será posible el traslado a otro puesto salvo que sea similar. Al ser una categoría inexistente en los demás sistemas de salud, no será posible tampoco el traslado entre comunidades autónomas, existiendo además una clara discriminación en cuanto a la puntuación que se les asignará en dichos concursos o futuras ofertas públicas de empleo a los profesionales que opten por esta nueva categoría.
  • El acceso a dicha categoría se hará por concurso, justificándolo en la necesidad de cubrir cuanto antes dichas plazas. Tenemos que resaltar que, como nos viene diciendo desde hace tiempo la propia Consellería, no existen en el momento actual médicos de Familia en situación de desempleo, por lo que estas plazas serian cubiertas por personal que en el momento actual ya está en activo. Por otra parte, si la pretensión es que las ocupen los especialistas que finalizan la formación, será difícil hacer un concurso de méritos en el que no se pueda tener en cuenta la inexistente experiencia laboral.
  • Todas las plazas vacantes en el momento actual y las que se produzcan en los próximos cuatro años se reconvertirán a la nueva categoría. No supone por lo tanto la creación de nuevas plazas sino la adjudicación de las ya existentes en distintas condiciones de trabajo. Plazas que por otro lado no han sido ofertadas previamente a concurso de traslados limitando el derecho de los titulares al acceso a las mismas.
    De esta forma, obligaremos a los médicos que en la actualidad están cubriendo una vacante de forma temporal a quedarse bloqueados en esta categoría, al mismo tiempo que se limita la capacidad de movilidad de los propietarios actuales: solamente podrían acceder a dichas plaza a través de promoción interna, dejando en excedencia su plaza actual y no mejorar de destino dentro de la categoría en la que son propietarios en el momento actual.
  • No se garantiza en ningún momento el descanso legal de doce horas entre jornadas, por lo que podemos encontrarnos con un médico atendiendo pacientes después de haber trabajado 24 horas continuadas. La Consellería de Sanidad pretende “imitar el modelo hospitalario” obviando que en el mismo la libranza de guardias es obligatoria.
  • En cuanto a la carrera profesional, se reduce el tiempo de permanencia en cada grado para avanzar en el mismo. Esto supone un agravio importante con respecto a las demás categorías y a los médicos de Familia que han tomado posesión de su plaza en las dos últimas oposiciones. Tampoco queda claro cómo computaría el tiempo de permanencia en categorías distintas ( la actual de médico de Familia de Atención Primaria).

En nuestra opinión, la creación de esta nueva categoría no supone ninguna ventaja ni avance, tanto en los derechos laborales como en la atención al ciudadano. Las promesas de temporalidad y revisión del proceso no son garantía de futuro. No creemos que la supresión de derechos de los trabajadores ayude a fidelizar a los médicos en puestos cada vez menos atractivos para los profesionales.

Solucionar los problemas de tiempo, agendas, atención urgente no programada, así como la adecuada y equitativa remuneración del medico de Atención Primaria sí ayudarían a fidelizar a unos profesionales que llevan mucho tiempo cumpliendo por encima de sus posibilidades.

Por último, las circunstancias hacen que en el momento actual CESM Galicia no tenga representación en la mesa sectorial de sanidad. Desde aquí queremos sensibilizar a los sindicatos que componen la misma para que, aunque no son sindicatos profesionales, no permitan esta discriminación con un colectivo de trabajadores del servicio público de salud.

Facebooktwitterlinkedinmail
youtubeinstagram