CESM solicita la intervención urgente de la Fiscalía tras el lamentable suceso sufrido por una médico en el consultorio de pueblo sevillano El Garrobo

Imagen del consultorio de la localidad sevillana de El Garrobo

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ante los lamentables sucesos ocurridos el pasado sábado, día 23 de agosto, en el Centro de Guardia de El Garrobo, en el que la médico que salía de guardia fue retenida por un piquete “informativo”, encabezado por el alcalde de la localidad y secundado por más de un centenar de vecinos, impidiéndole la salida del mismo aun después de la presencia de Guardia Civil, quiere manifestar su más enérgica condena y repulsa de estos hechos, delictivos a todas luces, que ponen en entredicho el estado de derecho, el libre ejercicio de las libertades públicas y la práctica serena y segura del ejercicio profesional, que deteriora gravemente la relación médico-paciente, la salud laboral y la seguridad de los pacientes.

Las graves carencias que en cuestión de profesionales tiene nuestro SNS y que se han puesto de manifiesto de manera exuberante este verano, así como las falsas expectativas que sobre la atención sanitaria generan los discursos demagógicos de los distintos responsables sanitarios, sin aportar a la realidad de nuestros centros de salud, servicios de emergencias y hospitales más recursos e ideas que sus palabras huecas, están en la génesis de actuaciones tan bárbaras e irracionales como las ocurridas en El Garrobo, pero no las justifican desde ningún punto de vista y que, de no cortarse de raíz y perseguirse con la máxima contundencia, mucho nos tememos que se extenderán al resto del SNS.

De poco sirven todos los Planes de Prevención de las agresiones al personal sanitario, ni la creación de la figura del interlocutor policial, si ante un caso como el ocurrido ni siquiera la presencia de la Guardia Civil permitió a la doctora afectada poder abandonar el lugar donde estaba retenida, y sólo el altruismo, y profesionalidad de otra compañera que, asumiendo una enrome responsabilidad personal y profesional, se prestó, a lo que podríamos llamar “intercambio de rehenes”, posibilitando que la turba capitaneada por el alcalde cejase en su violenta  actitud.

No hay que olvidar que el derecho a la libertad es uno de los fundamentales de nuestro ordenamiento jurídico, no sólo por venir recogido expresamente en el artículo 17 de la Constitución, sino porque en su artículo primero se señala a la libertad como uno de los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico. CESM entiende que los hechos producidos los días pasados en El Garrobo son gravísimos por atentar contra la libertad de un profesional y entendiendo que se han cometido presuntos delitos de detención ilegal y coacciones castigados por el Código Penal en el Capítulo Primero y Tercero, respectivamente del Título Vi de dicho Código (artículos 163 y siguientes), además, con el agravante de ser dirigidos por el propio alcalde y promovidos por el propio ayuntamiento; por todo ello, solicitamos la intervención urgente de la Fiscalía en la persecución y castigo de las expresadas acciones atribuyéndoles la calificación que jurídicamente corresponda.

Asimismo, brindamos todo nuestro apoyo y reconocimiento a la médico agredida que, además, ha anunciado que seguirá con su labor profesional en el propio centro y respaldamos las acciones iniciadas por el Sindicato Médico Andaluz, miembro de la CESM.

Fuentes: CESM

Ecos: actasanitaria.com     consalud.es         redaccionmedica.com

 

 

 

Facebooktwitterlinkedinmail