Simecat denuncia conflictos graves en Primaria por la situación de colapso que atraviesan

Reclaman medidas urgentes en qué ámbitos en concreto

Hace unas semanas el Sindicato Médico Catalán (SIMECAT) denunció la grave situación en la que se encontraba la sanidad catalana y en particular la Atención Primaria. Pedíamos a las autoridades sanitarias una intervención urgente en aras de aliviar la tensión y evitar, no sólo el colapso, sino también la aparición de desagradables incidentes. Todo ello motivado por el tremendo enfado de la población que ve cómo se mantienen abiertos bares y otros locales de ocio mientras que muchos centros de salud siguen cerrados, y los que abren sólo atienden a urgencias previamente filtradas por teléfono.

Desgraciadamente los conflictos graves han comenzado y ya son diversas las denuncias de agresiones, como la que sufrió un MIR en el CUAP El Castell en Castelldefels a finales de agosto o los insultos y amenazas que se profieren contra el personal médico. Sabemos que muchos centros han pedido la contratación de personal de seguridad ante el miedo a que esos incidentes vayan a más. Es cierto que por el momento son todavía una minoría, pero si no se produce un cambio radical en la estrategia de la Consejería de Salud es muy probable que vayan en aumento.

Es urgente que los centros reabran y la población vuelva a ser atendida por sus médicos.

El control de las patologías crónicas, fundamental en la Atención Primaria, ha sido abandonado y desplazado por la atención exclusiva a los pacientes con síntomas COVID o contactos positivos y a las urgencias que surgen en el día a día. Lo mismo ocurre con otras patologías que, si bien no tienen un carácter urgente, provocan un importante sufrimiento como el dolor crónico, la insuficiencia cardíaca o la hepatopatía por poner unos ejemplos.

SIEMCAT insiste en exigir a la Consejería de Salud un plan de actuación consensuado con los profesionales, antes de que la situación entre en una vía de difícil salida. Por ello proponemos el abordaje de tres aspectos que a nuestro parecer son los más urgentes:

  1. Garantizar la seguridad del personal sanitario poniendo todos los medios necesarios para ello.
  2. Establecer un protocolo con calendario incluido que permita iniciar de forma progresiva una actividad normal en los centros de salud, respetando las normas de prevención ante la infección del coronavirus, pero ofreciendo a la población la posibilidad de ser atendida de sus patologías no COVID. Hay que acabar con la figura del médico convertido en telefonista a tiempo completo
  3. Desburocratizar las consultas médicas. Entre otras medidas proponemos que los CAPs dejen de seguir siendo oficinas expendedoras de certificados para cualquier cosa; se debe modificar el sistema de renovación anual de recetas crónicas ampliando el plazo, ya que el paciente, en la mayoría de casos, deberá tomar los medicamentos durante años y, por último es fundamental agilizar el tema de la incapacidad laboral y buscar fórmulas para que su gestión no sea una carga más, generadora asimismo de tensiones innecesarias.
Facebooktwitterlinkedinmail
instagram