La Asociación Médica Mundial apoya la relación médico-paciente como patrimonio de la humanidad

Se ha desarrollado de manera virtual por la situación de la pandemia

Inicio de la Declaración aprobada

La semana pasada se celebró la 71 Asamblea General de la Asociación Médica Mundial, organizada en esta ocasión por la Organización Médica Colegial (OMC) de España. Pese a que tenía prevista su celebración en la ciudad de Córdoba, tuvo que desarrollarse de forma virtual debido a la actual situación epidemiológica en nuestro país.

Dentro de la estrategia del Foro de la Profesión Médica de España para promover el reconocimiento de la relación médico-paciente como patrimonio de la humanidad, la OMC había comenzado a preparar desde unos meses antes la posibilidad de que la Asociación Médica Mundial mostrara su respaldo mediante una declaración oficial, que finalmente fue aprobada el pasado 30 de octubre en el curso de la 71 Asamblea. La declaración, publicada como “Declaración de Córdoba de la AMM sobre la relación médico-paciente” viene a reconocer la riqueza de dicha relación, que construye un espacio de confianza, comunicación y creatividad para lograr superar la situación de enfermedad por la que atraviesa, o puede atravesar en el futuro, el paciente que consulta preocupado por ella. Se destacan en su seno tanto la autonomía del paciente, fundamental en la toma de decisiones, pero también la autonomía del médico y su necesaria independencia respecto a fuerzas externas que pretendan condicionar la asistencia que se presta al paciente al margen de los intereses personales de este.

La Declaración reconoce los riesgos a que se enfrenta la relación médico-paciente, destacando entre ellos los siguientes: la tecnologización de la Medicina, que a veces lleva a una visión mecanicista de la atención médica; el debilitamiento de las relaciones de confianza entre las personas en nuestras sociedades; y un excesivo acento en los aspectos económicos de la atención médica en perjuicio de otros factores. Y en base a todo ello, insta a todos los profesionales y a todas sus organizaciones a “defender, proteger y fortalecer” la relación médico-paciente como “patrimonio científico, sanitario, cultural y social” y se compromete a ello como Asociación, así como a defender los valores éticos de la profesión médica y de la dedicación a la salud de los pacientes y a abordar los factores que puedan poner en riesgo la calidad de la relación médico-paciente.

Accede aquí a la Declaración de Córdoba completa.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram