CESM CV rechaza las medidas de la Conselleria que merman los derechos laborales de los médicos

Recuerdan que los MIR valencianos están en huelga desde julio

Ana Barceló, consellera de Sanitat

El sindicato médico de la Comunidad Valenciana, CESM CV, ha manifestado su rechazo a la pretensión de la Conselleria de Sanitat de solucionar las deficiencias del sistema sanitario provocadas por la pandemia mermando los derechos laborales de los médicos.

Este miércoles tenía lugar una Mesa Técnica en la que la Conselleria ha presentado a las organizaciones sindicales su proyecto de resolución acerca de las medidas extraordinarias a adoptar en la segunda ola de la pandemia. Desde CESM CV han mostrado su rechazo al contenido del documento dado que, en lo que a materia de personal se refiere, no respeta siquiera los mínimos establecidos por las directivas europeas en cuanto a los tiempos mínimos de trabajo y descanso.

La Administración pretende contar con el apoyo del personal médico y facultativo para:

  • Suspender el derecho al descanso semanal mínimo de 36 horas.
  • Suspender el derecho a las 12 horas mínimas de descanso entre jornadas.
  • Poner en entredicho los días libres que a los profesionales corresponden en Navidad y Semana Santa.
  • Suspender el derecho al disfrute de los periodos vacacionales
  • Imponer que un médico pueda ejercer una especialidad diferente a aquella para la que se encuentra capacitado.
  • Poder movilizar a su antojo a los profesionales de un centro a otro, de un municipio a otro, a la distancia que sea.

Todo ello sin presupuesto para nuevas contrataciones y sin compensación alguna para los afectados, que verán cómo se les vuelve a ensalzar por su heroísmo, ejemplaridad, vocación, profesionalidad, etc. mientras se les oferta un incremento salarial para 2021 del 0,9%.

El sindicato valenciano no entiende desde qué punto de vista alguien puede ignorar la burla cruel que encierra esta actitud. «Entendemos necesario el refuerzo de las actuales plantillas, ya de por si escuálidas en situaciones de normalidad, ante una pandemia de evolución impredecible. Pero es que nada se ha hecho desde marzo para fortalecer el sistema valenciano de salud, mediante las necesarias inversiones en personal, infraestructuras y tecnología. Es que nada se ha hecho para detectar brotes y efectuar un seguimiento adecuado. La realización de pruebas PCR sigue siendo escasa e insuficiente entre pacientes y personal sanitario, y la presencia de rastreadores testimonial.

Desde CESM-CV consideramos ineludible la prórroga propuesta de los contratos efectuados para combatir la pandemia. Pero no se trata de dejar morir a la sanidad pública cuando desaparezca el estado de emergencia sanitaria y, por ello, estos nuevos puestos de trabajo deberían ser reconvertidos a corto plazo en nuevas plazas vacantes estructurales que se consoliden mediante convocatorias de empleo público. Y todo esto ocurre mientras a miles de graduados en Medicina se les priva del derecho a acceder a una formación especializada de cuya calidad sólo el sistema MIR puede responder.

No podemos consentir que la sanidad siga siendo objeto de recortes presupuestarios. Su financiación afecta a la existencia digna de los ciudadanos y también a su expectativa de vida. Tras años de cicatería y desmantelamiento, exigimos planes concretos de reestructuración y mejora. Empezando por la Atención Primaria, nivel que recibe el primer golpe en situaciones como la actual.

No vamos a respaldar a la administración en medidas contra los profesionales, adoptadas sin consenso de los interesados y sin ningún tipo de indemnización. No deseamos ver de nuevo crecer las cifras de contagiados y fallecidos entre los médicos valencianos como por desgracia vimos al principio de la pandemia. La muerte no es un mérito para el que nos preparen desde la universidad y no requiere de aplausos desde ningún balcón. Es algo que debe evitarse con medidas eficaces que, evidentemente, conllevan un gasto. Como el que dedican a su sanidad nuestros colegas de la Unión Europea.

Por todo ello, exigimos a la Conselleria de Sanidad que rectifique y asuma sus responsabilidades. Que ejerza su liderazgo desde el diálogo con quienes si sabemos cómo se combate esta epidemia y no desde una postura de fuerza inútil y agraviante. Recordamos que los MIR valencianos se encuentran en huelga desde el mes de julio sin ningún acuerdo ni esperanza de que exista en breve plazo. Recordamos también que los médicos españoles nos encontramos exigiendo los derechos y las condiciones de trabajo que se nos siguen negando. ¿Y ahora se nos solicita que renunciemos a toda garantía de descanso? Pues nos lo tendrán que explicar más porque de entrada nuestra respuesta es no».

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram