“Carta a los Reyes Magos de los médicos de prisiones”

Pedro A. Martínez

Responsable de CESM Prisiones

Este año ha sido duro y difícil también para los sanitarios en las cárceles

Pedro A. Martínez, responsable de CESM Prisiones.

Queridos Reyes Magos,

Éste ha sido un año muy difícil y muy triste para todos; han quedado atrás muchos seres queridos, hemos visto cómo cada uno en su medio ha dado lo mejor de sí mismo para luchar contra la pandemia y sus terribles consecuencias.

Majestades, los sanitarios de prisiones también luchamos sin personal y sin medios por minimizar los estragos de este virus en las cárceles, para prevenir su transmisión, porque como seguramente sabéis, las prisiones son instituciones cerradas donde viven muchas personas vulnerables. Por eso hemos elaborado protocolos de actuación, modificado nuestros horarios y aunando esfuerzos contribuimos a solucionar los problemas del día a día.

Creemos que este año nuestro trabajo ha sido duro y difícil, por lo que nuestra lista de deseos es grande. ¡Ojalá los camellos vengan bien cargados! Como cada año hacéis realidad los sueños de muchas personas nos atrevemos a pediros nuestros regalos.

A su majestad el rey Melchor, que según la tradición viene de Europa, a la vanguardia de la tecnología, le pedimos conexión informática con las historias clínicas de las CCAA. A sus pajes les pedimos formación en nuestros hospitales de referencia y así podremos atender mejor a nuestros pacientes. Con la integración estamos seguros de que eso se consigue.

A su majestad Gaspar, nombre que según tradiciones proviene de Asia y que significa “administrador del tesoro”, le pedimos que se completen las plantillas de facultativos, que no llegan al 50%. ¡Ah!, y que se acuerden de equiparar el sueldo con el de los compañeros de las CCAA. Y a sus pajes les pedimos que cuiden a los sanitarios, puesto que se han esforzado, han aprobado la oposición y trabajan bien. Queremos poder concursar a todas las plazas y no estar tantos años en prácticas. ¡Si hasta los que nos enseñaban se jubilaron ya!

A su majestad Baltasar, que posiblemente por el color de su piel haya pasado situaciones difíciles, le pedimos que las prisiones no se conviertan en un ‘gueto’, que las personas con problemas de salud mental estén integradas en la red de salud mental de las CCAA y a sus pajes les pedimos una continuidad de cuidados en todos los aspectos sanitarios y de drogodependencias. ¡Vaya, sin sanidad paralela!

Habrá quien nos considere ilusos, quien piense que nos comportamos como niñ@s, pero nosotros sabemos que si vuestras majestades acudieron al nacimiento de un niño desfavorecido y olvidado, seguro que también os ocuparéis de la salud de las personas, (condenadas por los errores cometidos a penas privativas de libertad pero no de la salud) y nos daréis fuerza para seguir luchando por que se cumpla la ley y se consiga una sanidad en condiciones de equidad e igualdad con las personas libres.

P.D.: me olvidaba; en cada centro penitenciario, en el recinto, junto a la puerta del primer rastrillo, tenemos unos dátiles buenísimos para vuestros camellos y mazapán de Toledo para sus majestades.

Pedro A. Martínez Sánchez

Médico de Prisiones-CESM

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram