Miguel Ángel García: «Defendemos una profesión desde los derechos de las personas que la ejercen»

CESM participa en la Escuela de la Profesión Médica del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos.

Miguel Ángel García, responsable de Estudios Profesionales de CESM.

El responsable de Estudios Profesionales de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Miguel Ángel García, ha participado en la Escuela de la Profesión Médica que ha organizado el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) en Santander para abordar dos temas de especial interés, como son La reconstrucción sanitaria y profesional tras la pandemia y La evaluación de la formación de los médicos en España; el continuum formativo.

Como ponente de la mesa del segundo seminario, y representando a uno de los actores implicados -el sindical-, García había analizado previamente el Informe de la Fundación Educación Médica (FEM) sobre la Evaluación de la Formación de los médicos en España que presentaron los propios autores.

En su intervención, García exponía su opinión sobre distintas cuestiones del documento y señalaba como fundamental defender la importancia del conocimiento y que el conocimiento llegue, «pero no todo puede pasar como un rodillo por las necesidades de los profesionales. Nosotros defendemos una profesión desde los derechos de las personas, ofrecemos una mirada complementaria, y es difícil tener que justificarnos como organización sindical. Hay que garantizar que el médico sepa lo que tiene que hacer para protegerse de los riesgos como una competencia básica, y eso cae del lado sindical. Estamos hablando de participación», exponía.

El responsable de Estudios Profesionales explicó diferentes aspectos de la profesión, como la necesidad de acoger al profesional adaptando el contexto cultural o la conveniencia de fomentar e incentivar en lugar de obligar en una profesión ya con un alto nivel de autoexigencia donde se ha sumado la presión social, el cansancio, el burn out médico y por último la COVID19.

En su opinión, había un aspecto del documento que necesitaba mayor análisis, puesto que articulaba cómo acreditar la formación médica continuada -actividades concretas, evaluables- y sin embargo no hacía lo mismo con el desarrollo profesional continuado, más difícil de delimitar. Bastaría, según García, con sentarse a pensarlo, tipificar algunas de sus actividades y acreditarlas, no sólo las referentes a investigación y docencia como se propone. Como ejemplo, el análisis del propio perfil de prescripciones, y si de ahí salen una serie de actividades de mejora, pues eso ya constituiría una actividad de desarrollo profesional que podría acreditarse.

También se abordó en esta ponencia el acceso al sistema MIR, donde se debe mejorar lo que hay introduciendo modificaciones, un tema en el que CESM sigue defendiendo una elección de plazas en tiempo real para la convocatoria 2022 que empieza a echar a rodar. La información publicada sobre una posible gestión autonómica de este sistema de acceso a la Formación Sanitaria Especializada supondría romper un acto unitario, como ya ha defendido este sindicato. «Nos parece fundamental que no se rompa el acto de elección de especialidad por la importancia que éste tiene para la persona. El bien de la planificación no está justificado a costa de la elección personal», argumentaba.

Por último, García señaló que es básico centrarse en aquellos aspectos positivos, en reconocer lo que ya se hace en cuanto a formación, un ámbito en el que el sindicato está dispuesto a seguir trabajando.

Facebooktwitterlinkedinmail
youtubeinstagram