CESM, en contra del posible traspaso del sistema MIR a Cataluña como marca el acuerdo PSOE-Podemos

Defienden que coartará la libertad de elección de cualquier destino en España

Médicos residentes en una asistencia sanitaria

Tras la toma de posesión del cargo de los distintos ministros y miembros del Gobierno PSOE-Podemos y el preceptivo traspaso de carteras, el primer Ejecutivo de coalición en España se enfrenta a multitud de retos recogidos en el acuerdo que supuso el primer paso para la investidura que tuvo lugar la pasada semana.

Entre estos asuntos figura, como aparecía en el Estatut catalán, la transferencia de la formación sanitaria a Cataluña, algo contra lo que ya se han manifestado algunos de los principales agentes sanitarios.

En este sentido, desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y a través de su Sindicato Médico Catalán (Simecat), recuerdan que el actual sistema de médicos internos residentes lleva muchísimos años funcionando de manera eficiente, y que una de las ventajas que tiene es que permite la movilidad de todos los profesionales a cualquier lugar de la geografía española, con la única limitación del número de plazas que se ofertan.

Además, en palabras de Ignacio García, presidente de Simecat, se trata de “un examen justo porque cuenta un 10% la nota académica y un 90% la del examen, por lo que resulta muy equitativo y el sistema donde menos favoritismo puede haber. Es el resultado del examen el que te faculta para elegir cualquier hospital de España. De ahí que todo lo que sea coartar esa libertad de elección consideramos que empobrece esas posibilidades”.

En este sentido, desde la ejecutiva de Simecat, con el respaldo de CESM, han querido manifestar en referencia al punto 9.4, página 42 del acuerdo lo siguiente;

1. Nuestro sistema público de salud es uno de los mejores del mundo, tanto en la asistencia primaria como especializada.

2. Uno de los factores claves de su prestigio radica en la calidad de sus profesionales, formados en su inmensa mayoría mediante el Sistema MIR.

3. Este sistema, basado en una convocatoria única nacional con libre elección de plaza en todos los centros ofertados, nos parece justo, eficaz e igualitario. Otro aspecto muy positivo del mismo se basa en el intercambio de médicos entre unas regiones y otras, sólo limitado por el número de plaza obtenido en el examen.

4. Todo lo que suponga una limitación a la libre circulación de profesionales, merma de opciones y pérdida del carácter global de dicho sistema pensamos es un ataque directo a lo mejor que éste posee: igualdad de oportunidades, posibilidad de formación en cualquier hospital de España y coordinación entre las diferentes autonomías. Introduce discriminación y abre la puerta a arbitrariedades.

5. Elude, soslaya y oculta el tema fundamental de la necesidad de mayor financiación de toda la sanidad, problema actual y básico pendiente de su decidido y prioritario abordaje

Por dichos motivos pedimos al Gobierno de la Nación que reconsidere ese postulado que solo puede conseguir un empobrecimiento de nuestro sistema de formación.

Facebooktwitterlinkedinmail