Posicionamiento CESM ante la situación por el coronavirus

Tendemos la mano para que se cuente con los profesionales para cualquier medida necesaria

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno ha comparecido para anunciar que se declara el Estado de Alarma.

Desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) queremos transmitir, en primer lugar, nuestro apoyo absoluto a los médicos y al resto del personal sanitario que están haciendo un especial sobresfuerzo para prestar la atención sanitaria de mejor calidad en esta situación de crisis desatada por el coronavirus, todo ello pese a las condiciones en las que tienen que desarrollar su actividad diaria, con obstáculos como la falta de coordinación entre los distintos responsables o sin acceso telefónico a una información directa para los profesionales en la mayor parte de las autonomías.

En esta línea, la Confederación exige que se dote a los sanitarios de las medidas necesarias de protección para evitar los posibles contagios entre ellos y recordamos su necesidad de aislamiento, lo que conlleva la merma del número de profesionales en un momento que ya parte de una situación de efectivos insuficiente, cuya mala planificación ha supuesto que no se pueda aumentar la contratación de los efectivos que se precisan. Ahora exigimos que se contrate al personal necesario para que la atención sanitaria se pueda llevar a cabo en las mejores condiciones posibles, ya que la situación es crítica y se deben poner todos los recursos económicos necesarios sobre la mesa.

Es por esto que defendemos que los profesionales deben desarrollar su actividad en las mejores condiciones y con los descansos suficientes para que su trabajo sea óptimo. Esto incluye que la Administración debe garantizar la cobertura de las necesidades de material de protección para los sanitarios, así como la provisión de un número suficiente de respiradores.

Consideramos prioritaria la protección del personal sanitario como garante de la salud pública. Es inadmisible el desabastecimiento de material de protección personal, mascarillas, protección facial, batas y otros; son las autoridades sanitarias las encargadas de evaluar activamente que no se produzcan déficit de suministros así como habilitar cauces de comunicación ágiles para que los profesionales sanitarios puedan alertar en caso de que haya falta de material.

En cualquier caso, no se puede rebajar el nivel de seguridad de algunos protocolos como consecuencia de fallos en la provisión de material. Si faltan medios exigimos que se tomen las medidas urgentes necesarias para solventarlo, como aumentar la fabricación de productos sanitarios imprescindibles, implicar a otros sectores como las Fuerzas Armadas o Protección Civil, etc. Para todo ello es clave contar con la suficiente financiación finalista para las Comunidades Autónomas.

Entendemos también que se deben suspender todo tipo de actividades programadas en el entorno de la Atención Primaria y de la Atención Hospitalaria.

Hasta el momento, desde CESM hemos tenido la sensación de cierta descoordinación entre el Ministerio de Sanidad y los servicios de salud de las Comunidades Autónomas, por lo que reiteramos nuestro deseo de que se produzca y mantenga la directriz de remar todos en la misma dirección. No es momento de lucha política sino que vivimos una crisis sanitaria mundial donde es necesario unir fuerzas a todos los niveles que pueden llegar a hacer necesarias medidas globales.

La Administración debe tomar todas las medidas necesarias para evitar la propagación del coronavirus, fundamentalmente en la línea de evitar las concentraciones de gente y los desplazamientos de personas desde zonas de alto porcentaje de afectación hacia otros lugares, así como facilitar la conciliación por el cierre de colegios, pese a que estas medidas puedan resultar impopulares. En esta línea, es clave instar a la población a que tome conciencia de que esta batalla no se gana sin la ayuda de la sociedad y por ello deben cumplir las indicaciones que Administración y profesionales sanitarios están transmitiendo, especialmente respecto al aislamiento domiciliario. Si apelar a la conciencia y madurez de la población no funciona, deberá pasarse a la imposición para que trascienda su importancia.

Ante esta situación, desde CESM instamos a la población a que el aislamiento domiciliario sea riguroso y controlado. También la atención domiciliaria de los pacientes con positivo en Covid19 debe ser adecuadamente monitorizada por los equipos asistenciales más cercanos y/o operativos con el objeto de evitar situaciones de abandono y descontrol clínico de pacientes infestados con factores de riesgo en sus domicilios.

Consideramos que todos los recursos sanitarios, profesionales, de Protección Civil, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, grupos políticos y ciudadanos debemos trabajar de forma coordinada, leal y comprometida.

Por último, celebramos la declaración del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del Estado de Alarma como medida para poner freno a la situación, así como algunas adoptadas ya por algunas autonomías. El Ministerio de Sanidad y todas las Comunidad Autónomas tendrán el apoyo y la solidaridad de los médicos a través de CESM para salir de esta crisis sanitaria, aunque recordamos que es necesario contar con quienes están a pie de obra para aplicar programas o adoptar medidas que se plasman sobre el papel pero luego deben aplicarse en el campo de batalla.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram