CESM Prisiones constata que no se ha avanzado nada en el traspaso de la sanidad penitenciaria

Han sido incapaces de mejorar la precariedad laboral de los sanitarios penitenciarios

Pedro A. Martínez, responsable de CESM Prisiones.

El representante de CESM Prisiones, Pedro A. Martínez, ha calificado de “decepcionante, deprimente y descorazonador” el encuentro que mantuvo junto al secretario general de CESM, Gabriel del Pozo, con Ángel Ortiz, secretario general de Instituciones Penitenciarias, Carmen Martínez, subdirectora general de Sanidad Penitenciaria y Eugenio Arribas, subdirector general de Recursos Humanos. El objetivo era valorar cómo se iba a llevar a cabo la resolución de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados tras aprobarse una PNL el pasado 10 de septiembre en la que se urgía a la integración de la sanidad penitenciaria en el sistema sanitario de las comunidades autónomas y a la equiparación salarial de los profesionales sanitarios penitenciarios.

Desde el Ministerio del Interior admiten conocer el problema y comparten la solución, según puso de manifiesto Ángel Ortiz en repetidas ocasiones. Así se dejó constancia también de manera escrita en 2019 en el artículo La sanidad penitenciaria en su laberinto de Eugenio Arribas, pero o bien se carece de voluntad política para cumplir la ley tras 17 años de incumplimiento o no se encuentran capacitados para conseguirlo.

Dieciséis meses después de la última reunión, los representantes de CESM constataron que no se ha avanzado nada y que la Administración penitenciaria no puede garantizar una sanidad penitenciaria en condiciones de equidad e igualdad con las personas libres. En este tiempo han sido incapaces de mejorar la precariedad laboral de los sanitarios penitenciarios, no pueden garantizar la continuidad de cuidados al no estar incluidos en la red sanitaria y no pueden solucionar el aislamiento de la sanidad penitenciaria.

Según denuncia el responsable de CESM Prisiones, no hay propósito de cumplir lo acordado en la Comisión de Interior del Congreso, lo que deja a los profesionales “tremendamente preocupados” por el futuro de la sanidad penitenciaria, pues “parece que piensan dejar que el sistema colapse y tal vez después externalizar la sanidad, es decir, privatizarla. Ante esta opción se pregunta si “¿es esa la idea de un gobierno progresista?”. “Nosotros seguiremos luchando para que se cumpla la ley y se garantice una sanidad penitenciaria del siglo XXI, más justa y beneficiosa para la sociedad, pues en las prisiones se puede realizar una gran labor de salud pública, sentencia Pedro A. Martínez.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram