CESM rechaza que la Administración pretenda solucionar su falta de previsión en la gestión de la pandemia mermando derechos laborales de los médicos

Consideran que se han perdido 8 meses para planificar, dotar y reorganizar los servicios sanitarios

Concentraciones en Murcia

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) quiere mostrar su rechazo a las resoluciones que están dictando diferentes comunidades autónomas al amparo del RDL 29/2020 en materia de personal, en las que no se respetan siquiera los mínimos establecidos por las directivas europeas en cuanto a los tiempos de trabajo y descanso. Consideramos que se han perdido 8 meses para planificar, dotar y reorganizar los servicios sanitarios y ahora la Administración pretende, entre otras medidas:

  • Imponer que un médico pueda ejercer una especialidad diferente a aquella para la que se encuentra formado.
  • Movilizar a su antojo a los profesionales de un centro a otro, de un municipio a otro, a la distancia que sea.
  • Suspender el derecho a vacaciones, al descanso semanal y entre jornadas laborales.
  • Poner en entredicho los días libres a los que los médicos tienen derecho.

Todo lo anterior lo hace, además, sin aumentar el presupuesto para nuevas contrataciones y sin compensación alguna para los afectados, que verán cómo se les vuelve a ensalzar por su heroísmo, ejemplaridad, vocación, profesionalidad, etc., mientras se les oferta un incremento salarial para 2021 del 0,9%. Desde CESM no entendemos desde qué punto de vista alguien puede ignorar la burla cruel que encierra esta actitud.

Tampoco podemos consentir que la sanidad siga siendo objeto de recortes presupuestarios, puesto que su financiación afecta a la asistencia digna de los ciudadanos y también a su expectativa de vida. Tras años de cicatería y desmantelamiento, exigimos planes concretos de reestructuración y mejora, empezando por Atención Primaria, nivel que recibe el primer golpe en situaciones como la actual.

No vamos a permanecer callados mientras la Administración impone medidas contra los profesionales y contra los pacientes. Las soluciones no pasan por poner “gente” con bata ante los pacientes para cubrir las apariencias, ni exigir a los profesionales responsabilidades para las que ellos mismos no se encuentran capacitados. No deseamos ver crecer de nuevo las cifras de contagiados y fallecidos entre los médicos como vimos al principio de la pandemia. La muerte no es un mérito para el que nos preparen desde la universidad y no requiere de aplausos desde ningún balcón. Es algo que debe evitarse con medidas eficaces que, evidentemente, conllevan un gasto, desembolso similar al que dedican a su sanidad nuestros colegas de la Unión Europea.

Por todo lo anterior, desde CESM defendemos que si comunidades como las que han empezado a aplicar estas medidas -y las que puedan sumarse a esta deriva- persisten en su intención de mermar nuestros derechos, nos tendrán enfrente y serán las responsables del deterioro de la asistencia sanitaria, de la desmotivación profesional y de las consecuencias de las medidas de presión que nos obliguen a tomar para defender nuestro Sistema Nacional de Salud.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram