Los MIR de la C. Valenciana desconvocan la huelga y asientan las bases de la nueva esfera de debate

Lo hacen tras más de 200 días de huelga

Comunicado del Comité de Huelga.

Desde CESM CV y el Comité de Huelga de los MIR valencianos han emitido un comunicado en el que explicaban cómo se ha desarrollado este largo proceso de huelga y los motivos por los que se ha decidido firmar un acuerdo que diera una salida a los residentes tras más de 200 días en los que la respuesta de la Administración ha sido el silencio, el desprecio y las mentiras. Este es el contenido de su nota;

El pasado 21 de julio de 2020 la capital valenciana fue testigo de la unión de todos los MIR es de la comunidad, motivados y envalentonados por un único objetivo: la mejora de sus condiciones laborales y formativas. Comenzaba, siendo ellos ajenos a las futuras peripecias y trabas por parte de su Conselleria con tal de dilatar y desgastar el movimiento, la huelga de médicos más larga de la Historia de España.

Hoy, 8 de febrero de 2021, tras siete meses de huelga, 209 días concretamente, los MIR de la CV, apoyados en todo momento por el Sindicato Médico CESM-CV, ponen fin al conflicto acordando con Conselleria ciertas mejoras con respecto a su contrato laboral y formativo previo. Esta firma no significa ni mucho menos que sus condiciones vayan a mejorar lo que ellos deseaban y lo que Conselleria les ha negado activamente, sino que abre un nuevo camino y un nuevo espacio de debate para continuar mejorando la calidad de su trabajo y, lo más importante, de la atención de sus pacientes. Por consiguiente, esta firma, acorde al deseo de los residentes de la Comunidad Valenciana, supone acabar con la indiferencia de Conselleria y continuar trabajando desde otra perspectiva, con energía renovada.

La COVID-19 como detonante de la paciencia de los MIR

Es bien sabido que con la proclamación del estado de pandemia secundaria a la COVID19 todos los sanitarios han doblado sus esfuerzos y maquillado su cansancio con un único pensamiento: el cuidado de los pacientes. Y, siendo fieles en todo momento a esta máxima dorada de la Medicina, los MIR de la Comunidad Valenciana, junto con los MIR madrileños, comprendieron que no podían continuar trabajando en condiciones indecentes y precarias si querían atender con dignidad a sus pacientes.

La Comunidad de Madrid negoció con sus MIRes en menos de tres semanas. A lo largo de agosto y septiembre, otras comunidades autónomas, como Murcia, Canarias o Castilla y León se fueron sumando al movimiento MIR y firmando con sus respectivos gobiernos acuerdos de mejora. Y, sin embargo, en la Comunidad Valenciana, abanderada del progreso, han hecho falta 7 meses y la buena voluntad de los MIR es para acabar con este proceso con un acuerdo de mínimos.

El pasado diciembre de 2020, ante la grave situación epidemiológica y el silencio y la falta de encuentro en las negociaciones con Conselleria, se cambió el formato de huelga a un día mensual, a pesar de ser cancelados también ante el empeoramiento de las cifras de incidencia y mortalidad por la COVID19. Así, durante este duro golpe a la Comunidad Valenciana, los MIR no han dejado de demostrar que, pese a las condiciones precarias en las que trabajan y que se encuentran en huelga por este motivo, son capaces de ejercer con profesionalidad y no han olvidado en ningún momento que su objetivo principal es velar por el bienestar de sus pacientes.

Espíritu MIR

En estos siete meses si tuviéramos que destacar lo más relevante, sin duda sería el espíritu de los MIR: juntos han creado una gran red de trabajo, colaboración y acción que ha permitido avanzar en la lucha por sus derechos y anotar un gran avance en el camino por la mejora de sus condiciones laborales y formativas. El esfuerzo de todos ellos ha dado resultado: las futuras generaciones de MIR tendrán un ejemplo a seguir en la denuncia de cualquier situación precaria a la que estén abocados y en la reivindicación de sus derechos básicos como médicas y médicos.

No olvidemos que hemos presenciado un momento histórico: los jóvenes médicos valencianos clamando por su derecho de atender con dignidad a todos y cada uno de los pacientes.

El apoyo de los MIR

Desde el inicio de la huelga y previamente durante su fragua, el único sindicato que ha creído lícitas y justas las reivindicaciones de los residentes y ha otorgado su tiempo y su esfuerzo en llevarlas adelante ha sido el Sindicato Médico CESM-CV, apoyo básico e incondicional en estos meses de conflicto. Pese a las trabas que ha interpuesto Conselleria en la resolución del conflicto, el movimiento MIR de la Comunidad Valenciana se ha visto arropado en todo momento por numerosas asociaciones científicas, sindicatos de trabajadores y partidos políticos (no olvidemos que se realizó una PNL a la que se votó a favor unánimemente en el Parlamento) cuyo apoyo ha sido clave para continuar adelante.

Mejoras laborales y formativas

Si bien como comentábamos antes no se trata de un acuerdo del todo exitoso para los MIRes, destacamos las mejoras más relevantes que se llevarán a cabo una vez se ratifique en el órgano autonómico de representación del personal laboral:

  • Libranza de todas las guardias (a pesar de que ya estaba reconocido, la CSUSP se compromete a velar por dicho derecho).
  • Derecho a un día libre adicional por guardia de festivo o domingo.
  • Derecho a 2.5h para actividades formativas semanales (acumulativas hasta completar una jornada laboral de 7h).
  • Derecho a la conciliación familiar y exención o reducción de guardias en los mismos términos que el personal estatutario.
  • 2 millones de euros para componentes retributivos (que supone un aumento de 50 euros del suelo).
  • Recuperar las dietas de restauración de las guardias de AP.
  • No se podrán rechazar las rotaciones externas propuestas por el residente salvo que se justifique por escrito que no cumple los requisitos establecidos en el artículo 8 del RD 1146/2006.
  • Ratio de máximo 4 residentes por adjunto (máximo un residente de primer año), mejorando el máximo de 5 establecido por el RD.
  • Obligatoriedad de presencia física de un especialista o médico de plantilla cuando haya residentes de primer año de guardia en los servicios de urgencias.
  • Se amplían las horas dedicadas a formación de 40h a 70h anuales.
  • Desaparición de las listas negras/de incidencias: se reconoce por parte de la CSUSP que los residentes no son personal estructural por lo que sus ausencias deberán ser cubiertas con recursos de los propios servicios y no con otros residentes.
  • Se solicitará a los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales que revisen los espacios de descanso para terminar con las camas calientes y garantizar una cama por persona y turno en habitaciones individuales dada la actual situación epidemiológica.
  • Se establece un máximo de 5 guardias mensuales obligatorias, siendo la 6ª o 7ª siempre voluntarias y con el visto bueno de la Comisión de Docencia.
  • Máximo de un domingo y un sábado cada 7 guardias.
  • Se trasladará al Ministerio la petición de otorgar Visado de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena a aquellos residentes extracomunitarios que se formen aquí.
  • Creación de un Órgano Supervisor de las condiciones de trabajo de los MIR.

Nuevo campo de trabajo: la lucha por sus derechos continúa.

La firma de este acuerdo ha abierto una puerta para una nueva esfera de debate y de trabajo. Comienza así una nueva etapa en la que los MIR seguirán reivindicando mejoras en sus contratos a través de otras plataformas: a través de la creación de los comités de empresa de cada provincia. La huelga MIR ha sido la semilla necesaria para crear conciencia entre los jóvenes médicos y fomentar nuevas colaboraciones futuras para que, a largo plazo, un MIR sea sinónimo de trabajador en condiciones decentes.

Entre las reivindicaciones con las que planean seguir adelante se encuentra la libranza tras una guardia de sábado (propuesta que ha sido aceptada en otras CCAA) y la regularización de las pagas extra.

Final ambivalente

Hoy, 8 de febrero de 2021, se ha firmado el acuerdo de desconvocatoria de huelga MIR en la Comunidad Valenciana. Y, llegados a este punto, tal y como hemos ido avanzando anteriormente, solo se pueden extraer dos reflexiones, dos sentimientos opuestos:

En primer lugar, desde el principio del conflicto no se ha podido comprender las estrategias de desgaste, incompetencia, menosprecio, silencio e indiferencia por parte de la Conselleria de Sanidad quien, paradójicamente, debe ser el baluarte de los derechos de sus profesionales. Es, como poco, decepcionante que después de tantos meses de huelga se haya conseguido menos que otras CCAA por la terquedad de una Conselleria.

Y, por el contrario, destacamos la fuerza y cohesión que ha demostrado el colectivo MIR de la Comunidad Valenciana, los lazos que se han forjado en estos siete meses a lo largo de la costa valenciana, la adquisición de conciencia social tan necesaria en el ámbito profesional de Sanidad y el espíritu de lucha de las nuevas generaciones de médicos que tienen claro una premisa: sin condiciones dignas y decentes no se puede atender como se merecen los pacientes.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram