“Pese a todo, mantenemos la ilusión»

Tomás Toranzo

Presidente de CESM

'Carta a los Reyes Magos' del presidente de CESM

Tomás Toranzo

Cada vez que cambiamos de año, hacemos balance del viejo y nos ponemos a diseñar las líneas que queremos seguir en el nuevo, nos acecha una sensación agridulce al comprobar cómo el paso del tiempo también va aumentando el número de ‘cuentas pendientes’ que tenemos con los profesionales. La situación que se vislumbra en este tercer año de pandemia, además, no puede ser más descorazonadora, con unos gestores sanitarios al frente cuyas decisiones no hacen sino mermar la moral de quienes sí se plantan cada día el uniforme dispuestos a mantener a flote ese enarbolado ‘mejor sistema sanitario’.

En estos dos años la situación de los compañeros no ha hecho más que empeorar. No hemos parado de reclamarle a la Administración medidas que permitan la práctica diaria en las mejores condiciones posibles, y la pandemia nos ha caído encima ola tras ola mientras los responsables de la gestión se limitaban a poner parches temporales sin atajar el problema real. El panorama actual dibuja una Atención Primaria en riesgo absoluto de hundimiento por el colapso al que se la está sometiendo, con unos pacientes que no entienden nada y en ocasiones llegan a cargar contra los propios profesionales, desbordados por la situación y con serias dudas sobre si aguantarán mucho más tiempo; unos futuros especialistas con demasiadas incertidumbres respecto a cómo sus 7 años -mínimo- de formación pueden decidirse como quien lanza una moneda al aire y depende de la suerte para ver de qué lado cae, o peor aún, buscando ofertas fuera del territorio nacional porque a lo que aspiran aquí es descorazonador; una Atención Hospitalaria que sigue desbordada, denostada y sin una planificación adecuada; un sistema sanitario carente de recursos y que no cuenta con el necesario interés por parte de los políticos de todos los colores, que siguen manteniendo la inversión lejos de la ideal. En definitiva, una situación muy adversa para quien ha hecho de su vocación el leitmotiv de su periodo formativo y laboral y que ahora afronta cada día como un sacrificio más esperando que algo cambie.

Sin embargo, esta sensación desalentadora no va a reprimir la necesidad de pelear por lo que es justo, de manera que en este año que tenemos por delante, si tuviéramos que hacer nuestra lista de deseos nos centraríamos en que este 2022 nos depare lo mejor, tanto desde el punto de vista personal como desde el profesional, y esto supone que:

  • Los responsables de la gestión y planificación del SNS abandonen el cortoplacismo y los intereses partidistas en su toma de decisiones.
  • Los intereses y necesidades de los pacientes se dejen de utilizar como arma arrojadiza en la contienda electoral.
  • La financiación de nuestro SNS deje de ser insuficiente y se aproxime a la de los países de nuestro entorno.
  • Se habiliten los recursos necesarios para mejorar las condiciones laborales de los profesionales sanitarios, en especial de los médicos.
  • Se activen los recursos necesarios para mantener, actualizar y mejorar los conocimientos y competencias profesionales de forma que su trabajo diario aporte más calidad y seguridad a los pacientes.

Para todo ello, desde CESM defenderemos con decisión la consecución de todos ellos.

Feliz año nuevo.

Facebooktwitterlinkedinmail
youtubeinstagram