CESM solicita reunión a Darias para abordar los problemas ignorados de Ceuta y Melilla

Le piden soluciones conjuntas como máxima responsable del Ingesa

Concentración a las puertas del Hospital Universitario de Ceuta.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) se ha dirigido a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, como máxima responsable del Ingesa, entidad de la que dependen las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, para pedir una reunión en la que poder abordar los principales problemas de estos territorios.

En una misiva firmada por el presidente y el secretario general, CESM quiere poder exponer en una reunión conjunta con los responsables sindicales de ambas ciudades las dificultades con las que lidian los médicos de allí, que no son nuevas para los responsables de Ingesa pero que llevan años sin una solución. «La especial idiosincrasia de las ciudades autónomas y el abandono por parte de los responsables del Ingesa está provocando una merma considerable en la calidad asistencial de la población, especialmente por la falta de profesionales, ya que no se está trabajando para conseguir ni que los que ya trabajan allí decidan quedarse ni que quienes optan a un puesto de trabajo escojan una de las dos ciudades para establecerse. Los médicos están optando por abandonar estos territorios en busca de las mejores condiciones laborales que ofrecen otras comunidades autónomas, lo que desencadenará que los usuarios de la sanidad de las ciudades autónomas vean cómo se resiente la calidad de su asistencia a corto y medio plazo», señala la carta.

Los representantes de CESM explican que para luchar contra esa situación los médicos de Ceuta y Melilla realizan «un trabajo encomiable anteponiendo su profesionalidad a las condiciones de trabajo, que suponen un exceso de jornada para poder dar atención a la población desde el servicio de Urgencias. En este sentido, tanto los profesionales como los representantes sindicales llevan al menos los últimos tres años reclamando cuestiones tan necesarias como que Ceuta y Melilla sean declaradas zonas de difícil cobertura y desempeño, que se reconozca de manera oficial la formación continuada, que se fidelice a los profesionales con OPEs y bolsas de trabajo anuales, que se actualicen los servicios de Emergencias 061/SUAP o que se termine con la obsolescencia tecnológica que afecta a los hospitales universitarios». A esto se le suman otras dificultades que esperan poder comentar en persona en busca de soluciones conjuntas que eviten el deterioro de la calidad asistencial que se va produciendo de manera progresiva en estas dos ciudades autónomas, especialmente agravado por la pandemia.

Facebooktwitterlinkedinmail
instagram